Política de inmigración en la Unión Europea

CRISIS DE LOS REFUGIADOS.

 

La crisis de los refugiados ha sido uno de los eventos clave en el año 2015 en la Unión Europea, y todo indica que va a seguir siendo así en 2016: Alemania acogió 1,2 millones de refugiados en 2015 (el equivalente a más de 1% de la población del país), y el ministro alemán de desarrollo ha declarado hace unos días que unos 10 millones de refugiados podrían estar de camino a Europa en este momento. Estas dos noticias son ejemplos del estado de emergencia que se vive actualmente en las fronteras exteriores de la Unión, el cual requiere una respuesta firme, solidaria y coordinada por parte de todos los Estados Miembros.

Antes de comenzar a exponer nuestra posici ón respecto de este asunto, y como fundamento innegociable para este debate, nos gustaría dejar absolutamente claro que nosotros condenamos firmemente cualquier tipo de racismo, ya que consideramos que es incompatible con los valores de tolerancia y respeto a la diversidad que sirven como fundamento de la Uni ón Europea. Cualquier hecho o actitud de carácter racista debe ser castigado con todo el peso de la ley ya que va contra los valores de la Uni ón.

Desde nuestro punto de vista la crisis de los refugiados que vive Europa en estos momentos es otro síntoma más de la descoordinación en cuestiones de este tipo que reina en la UE , y de la reticencia de los políticos europeos a tomar las medidas necesarias para resolver un problema que amenaza con abrir grandes grietas en el edificio europeo. Nosotros consideramos que, dada la situación que hay en estos momentos, es imperativo abrir un debate a nivel europeo sobre la política de refugiados que actualmente se practica en la UE.

Desde nuestro punto de vista la actual oleada de refugiados ocasiona los siguientes problemas:

a) Abuso de la figura del refugiado: es un hecho contrastado que la actual ola de refugiados está siendo utilizada por ciudadanos de algunos países para entrar en la UE de manera ilegal. Por poner un ejemplo, y según el informe sobre asilo de diciembre de 2015 de la Agencia Alemana de Inmigraciín y Asilo , entre las diez nacionalidades que más han demandado asilo en Alemania en 2015 había albaneses (53.805 personas), kosovares (33.427 personas) serbios (16.700 personas) y paquistaníes (8.199 personas), países todos ellos en los que no hay conflictos bélicos en este momento. Esta situación es un buen ejemplo del abuso al que se está sometiendo a la figura del refugiado, por lo que la UE no puede aceptar que “refugiados econímicos” intenten entrar ilegalmente en la Unión haciéndose pasar por refugiados que huyen de un conflicto bélico;

b) Explosión de las partidas presupuestarias para financiar el mantenimiento de refugiados: como ejemplo, Alemania ha anunciado que entre 2010 y 2014 ha gastado 1.700 millones de Euros en su programa de acogida de refugiados. Es importante destacar que dicha cantidad no cubre los costes destinados a tal objeto para 2015, que el gobierno alemán ha estimado en unos 10.000 millones de Euros;

c) Efecto llamada: si la UE continúa acogiendo refugiados de manera ilimitada, el efecto llamada no hará sino multiplicarse y estaremos facilitando el trabajo a las mafias que se dedican al tráfico de personas hacia Europa, lo que llevará a más inmigrantes ilegales y refugiados llegando a nuestro territorio, haciéndolo además de una forma que pone en peligro su propia seguridad e integridad física. Es necesario imponer un sistema de cuotas anual para refugiados y establecer que mujeres, niños y ancianos tendrán preferencia al tratarse de grupos de riesgo. Dicha política no parece ser seguida en éste momento, ya que según datos oficiales de la Agencia Alemana de Inmigración y Asilo los hombres representan la mayoría entre los refugiados llegados a Alemania en 2015, siendo mayoría en todas las franjas de edad menos en la de mayores de 65 años y representando una cuota de más del 70% en las franjas de edad de los 18 a los 35 años según datos del informe sobre asilo de diciembre de 2015. Más de dos tercios de los solicitantes de asilo son hombres y el 71,5% del total de solicitantes es menor de 30 años ;

d) Riesgo para la seguridad: según medios alemanes el número de refugiados que han entrado en Alemania sin haber sido identificados asciende a unos 300.000. Desde nuestro punto de vista este hecho supone un riesgo para la seguridad de la Unión Europea, ya que al no realizarse un chequeo exhaustivo sobre las personas que entran en Europa solicitando asilo no tenemos ningún tipo de información sobre la actividad que realizaban en el país de origen, pudiendo incluso tratarse de personas que han combatido en las filas de DAESH. Dos ejemplos claros de lo que estamos diciendo son los abusos a mujeres en la fiesta de nochevieja en Colonia por parte de hombres entre los que había varios refugiados, o el caso del ciudadano sirio que intentó atentar en una comisaría de París en enero de este año, el cual había recibido asilo en Alemania y residía en una residencia para refugiados en la localidad de Recklinghausen;

e) Efectos sobre el mercado laboral europeo: en una entrevista con el diario alemán Die Zeit en octubre de 2015, Hans Werner Sinn, el presidente de IFO Institut, explicó que Alemania debería tomar la crisis de los refugiados como oportunidad para establecer una agenda 2020 (en clara referencia al paquete de reformas del Canciller Schröder a principio de los años 2000, la Agenda 2010) y que los alemanes deberán trabajar más tiempo por menos dinero para paliar los efectos que se deriven de la crisis de los refugiados. Desde nuestro punto de vista, estas manifestaciones de un economista tan reputado como el señor Sinn indican los riesgos que podrían materializarse si la UE continúa acogiendo refugiados más allá de la capacidad real de acogida. Nosotros consideramos necesario un debate sin tab&oucute;s sobre este tema en la Unión Europea para que los ciudadanos sepan qué consecuencias sobre sus condiciones de trabajo puede tener la acogida ingente de refugiados por parte de los Estados Miembros de la UE y su incorporación al mercado laboral;

Nosotros proponemos las siguientes medidas para definir una política de asilo adecuada para la UE:

a) Establecer una cuota máxima fija anual de refugiados y centrarse en los colectivos más vulnerables: en los últimos años la UE ha acogido un número excesivo de refugiados, realmente muchos más de los que puede atender, lo que está llevando nuestra estructura de recogida de refugiados al límite. Nosotros proponemos que se imponga una cuota anual que represente realmente la capacidad de acogida que tenga la UE, y que se ponga el foco en grupos de riesgo (mujeres, niños y ancianos) y no en hombres como se está haciendo actualmente (ver datos de la Agencia Alemana de Inmigración y Asilo proporcionados anteriormente);

b) Frenar la acogida de refugiados en Europa y acogerlos en campos en la región de origen: Nosotros sostenemos que sería más adecuado que la UE acogiese a los refugiados en campos de acogida en el país/región de origen, lo que permitiría evitar los problemas de integración que los refugiados sufren al llegar a Europa y les ayudaría a estar más cerca de sus países de origen. Estos campos deberían ser financiados desde el presupuesto de la UE para garantizar que todos los países miembros contribuyen al esfuerzo común de manera proporcional. Dichos campamentos deberían estar atendidos por personal europeo y proporcionar a los refugiados una existencia digna y segura. De manera adicional, los Estados Miembros de la UE deberían reforzar su cooperación al desarrollo para luchar contra la pobreza y así contribuir a reducir los flujos migratorios;

c) Apoyo material y humano a los estados balcánicos: debido a su posición geográfica, algunos de los estados balcánicos están sufriendo esta crisis de refugiados con especial virulencia. Un ejemplo claro es Macedonia, en cuyas fronteras se han agolpado miles de refugiados que esperaban poder entrar en la Unión Europea durante los meses de verano. Nosotros proponemos que la UE ofrezca prestar tanto ayuda económica como humana (despliegue de soldados y personal europeo) y de medios técnicos a dichos estados para que puedan asegurar sus fronteras y puedan organizar el flujo de refugiados antes de que lleguen a la UE. Es nuestro interés que dichos países tengan suficientes medios para asegurar sus fronteras y así estén en una mejor posición para regular la ola de refugiados;

d) Reforma de Frontex: como ya ha sido apuntado por la Comisión Europea, es necesario elevar el presupuesto de Frontex y dotarlo de más medios materiales y humanos para que pueda colaborar en la gestión de la crisis de refugiados. De manera adicional, consideramos muy positivo que existan planes para dotar a Frontex de autonomía de acción para ayudar a los Estados Miembros a gestionar situaciones de emergencia en lo que respecta al flujo de refugiados incluso si dicho Estado Miembro no presta su consentimiento a la intervención. La seguridad de las fronteras exteriores de la UE es un problema común que requiere una respuesta conjunta y solidaria de todos los estados miembros;

e) Controles exhaustivos: como se ha mencionado anteriormente, ha habido numerosas noticias en la prensa que indican que muchos refugiados han entrado a la UE sin ser identificados (en Alemania se habla de un número cercano a los 300.000). Nosotros proponemos que ningún refugiado deber entrar a la UE sin haber sido identificado convenientemente;

f) Retorno de los refugiados a sus países de origen: durante estos días hemos podido leer declaraciones de los políticos europeos en virtud de las cuales se aboga por mejorar las condiciones de empleabilidad de los refugiados. Nuestro entendimiento de la figura del refugiado es que son personas a las que se necesita ayudar durante un tiempo determinado debido a una situación de guerra o persecución política en su país, pero que deberían retornar al mismo una vez las circunstancias que les llevaron a venir a Europa cambien. Nosotros vemos con escepticismo la posibilidad de que los refugiados encuentren un trabajo en la UE debido al bajo nivel educativo de muchos de ellos (el 16,1% de los refugiados sirios son analfabetos y el 34,5% de ellos solo ha recibido educación escolar básica según un estudio realizado en Turquía) lo que podría ocasionar una subida en el paro estructural o incluso un exceso de oferta de trabajadores en los rangos de trabajo no cualificados, lo que podría tener efectos perniciosos sobre el nivel de sueldos y empleabilidad. De manera adicional consideramos que los países de origen de los refugiados necesitarán toda la ayuda posible para la reconstrucción una vez acabe el conflicto, por lo que no vemos adecuado que dichos países pierdan millones de habitantes que se queden a vivir en Europa;

Como conclusión a este artículo simplemente reseñar que nosotros defendemos que la UE preste ayuda a los refugiados de países en guerra ya que creemos firmemente en una UE solidaria que asume sus responsabilidades internacionales y ayuda a resolver los problemas del mundo, lo que rechazamos tajantemente es la manera en la que se están haciendo las cosas en este momento ya que pensamos puede llevar a graves problemas en el futuro como ya hemos expuesto. En el presente artículo hemos presentado una batería de propuestas que consideramos adecuadas para que la UE pueda retomar el control de la situación respecto de este asunto, y esperamos que se abra un debate entre ciudadanos, instituciones, gobiernos y agentes sociales que permita definir una mejor política de asilo para la UE.

 

Referencias.

Aktuelle Zahlen zu Asyl Dezember 2015,Bundesamt für Migration und Flüchtlinge Ceritoglu, Evren and Gurcihan Yunculer, H. Burcu and Torun, Huzeyfe and Tumen, Semih (2015) “The Impact of Syrian Refugees on Natives´ Labour Market Outcome in Turkey”

 

Follow us